Aplicaciones de la energía solar térmica

jun, 2014

A) Producción de ACS:

Es la aplicación más difundida de la energía solar térmica.

Se sitúan captadores solares en lugares soleados y se recupera el calor del sol para almacenarlo en un depósito y disponer de agua caliente. Salvo en regiones de muy alta nubosidad y escasa radiación solar el sistema es perfectamente válido para el suministro de agua caliente sanitaria.

B) Producción de agua caliente en procesos industriales:

Procesos indicados son: el calentamiento de baños de líquidos para procesos de rentado, tintado, procesos químicos etc.; calentamiento de aire para procesos de secado; generación de vapor de baja presión para usos diversos.

C) Calentamiento de piscinas:

Se pueden distinguir dos tipos de instalaciones.

Piscinas descubiertas: Son sistemas muy simples cuyo objetivo es aumentar unos pocos grados la temperatura del agua para alargar la temporada de baño.

Piscinas cubiertas: Se necesita un aporte energético mayor dado que el agua de la piscina debe alcanzar una temperatura de 25 °C en estaciones frías. Estas instalaciones deben contar con una fuente energética de apoyo para los casos en que el calor generado no sea suficiente.

D) Soporte a la calefacción:

Para calefacciones convencionales es necesario instalar un sistema de apoyo (gas natural, electricidad, etc.) que logre elevar la temperatura del agua a los 80 °C aproximadamente.

E) Refrigeración solar:

La refrigeración es una aplicación obvia de la energía solar, puesto que las épocas en que más se necesita suelen coincidir con las que disfrutan de más radiación solar. Esta es una tecnología en la que se han registrado recientes avances, y sistemas solares de refrigeración se han instalado en edificios como hoteles.

F) Calefacción radiante:

Los componentes de la instalación son en gran parte los mismos de una instalación para ACS, por lo que se pueden abordar de forma conjunta.

Todo el sistema se conecta fácilmente a la caldera de calefacción convencional, para que en periodos de baja insolación, se utilice energía convencional (gas, gasóleo, electricidad, leña, etc.).