¿Qué aplicaciones tiene?

jun, 2014

La energía eólica tiene básicamente dos aplicaciones, el bombeo de agua y la producción de electricidad. Para ello, las máquinas necesitan que el viento se mueva con una velocidad entre los 12 km/h y los 65 km/h.


  • Bombeo de agua (típico en EEUU, aquí no se ve casi):

En las instalaciones de bombeo de agua, es habitual utilizar las aerobombas multipalas (de 12 a 24 palas).

Debido a la gran superficie expuesta al viento, las aerobombas empiezan a girar en cuanto el viento adquiere una mínima velocidad. En ese momento, las palas transmiten al eje una fuerza muy elevada que acciona la bomba de la instalación y hace ascender el agua hasta un depósito.

Este tipo de instalaciones eólicas son habituales en zonas rurales, y para consumos propios.


  • Producción de energía eléctrica:

En las zonas con bastante viento, otra aplicación posible es la producción de electricidad. Para ello, se utilizan aerogeneradores (de dos o tres palas). Al igual que en el caso de la energía solar, podemos usar la instalación eólica para consumo propio

o para vender la energía a la Compañía eléctrica (a nivel de mini-eólica no es rentable, ni fácil conseguir vender).

Los sistemas para auto consumo se componen de un aerogenerador, un regulador, unas baterías y un inversor que convierte la energía almacenada en las baterías, en electricidad apta para uso doméstico.

En las zonas rurales sin conexión eléctrica, se suele utilizar un sistema eólico híbrido, compuesto por una instalación solar fotovoltaica, una instalación eólica, y un generador diesel.

También se pueden utilizar los aerogeneradores con bombas eléctricas para la extracción de agua.